Calendario Solar

Aunque la relación entre la Cuenta Larga y el calendario solar ja’ab todavía no se ha entendido en su totalidad, es importante el hecho que el final de este ciclo de 13 b’aktunes ocurrió un 21 de diciembre, que corresponde al solsticio de invierno.

Los mayas crearon el calendario ja’ab de 365 días basándose en las observaciones de los movimientos de la salida del Sol en el horizonte, cuya oscilación de norte a sur esta delimitada por los solsticios de invierno (21 de diciembre) y verano (21 de junio), mientras que su punto medio se marca por el equinoccio de primavera (21 de marzo) y otoño (21 de septiembre).

Este fenómeno fue medido y conmemorado desde los inicios de la civilización maya mediante la construcción de observatorios con tres edificios que marcaban la salida del sol en estas fechas.

El primero de estos complejos arquitectónicos fue descubierto en el Grupo E de Uaxactun, por lo que desde ese entonces se les ha conocido como “Grupo E”.

Hoy en día se han identificado más de 50 de estos observatorios en diversos sitios del período Preclásico y Clásico, como Nakbé, Yaxha, Ixkun e Ixtonton, aunque la mayoría no presentan una alineación exacta para la medición del ciclo anual solar.